|MARCA TV|Twitter|RSS|
Miércoles, 27 de mayo de 2009

Tiramillas.netMARCA.com

Motos de nieve: derrapa sobre los copos

Miércoles, 27 de mayo de 2009

Llegó la hora de cambiar el asfalto por la nieve. El cambio es algo brusco para un país famoso por el buen tiempo como es el nuestro, pero en los meses de invierno y, sobre todo, en determinadas estaciones de esquí, ya se empieza a seguir la senda de países como Canadá, Suecia o Noruega, donde ante la imposibilidad de ir en coche (excepto si se trata de un todoterreno), la mejor forma de recorrer las heladas carreteras es a los mandos de un moto de nieve o un trineo tirado por perros. Si no lo ves claro, tienes otras alternativas: raquetas de nieve, bicicletas especialmente preparadas, quads, ATV, etc...

Por lo general, se trata de medios de locomoción muy particulares y minoritarios que todavía no estamos muy acostumbrados a ver, pero son el transporte perfecto en el medio nevado. De entre ellos, el más efectivo en estas condiciones son las motos de nieve, que te permiten unas prestaciones mecánicas y de carga en las condiciones más extremas difícilmente superables. Suelen ser biplazas, siendo su funcionamiento similar al de una moto convencional. Las mayores diferencias son el terreno por el que se mueven, y el cambio de las ruedas por los patines.

Su conducción es bastante peculiar, así que lo mejor es ir siempre atento y extremar las precauciones, puesto que estas motos (dependiendo de la cilindrada, potencia y del uso para el que estén destinadas) pueden alcanzar los 120 km/h. Además, te vas a encontrar con zonas por las que seguro no estás acostumbrado a transitar habitualmente: pendientes con un ángulo de inclinación dignas de una montaña rusa, curvas más heladas que un almacén de palitos de cangrejo en Alaska o rectas de nieve menos pisadas que los picos que sube Oiarzábal.

Muchas estaciones de esquí (donde la nieve está garantizada a lo largo de muchos meses) te ofrecen la posibilidad de probar estas motos y recorrer espectaculares espacios naturales a los que te costaría acceder de cualquier otra forma. Otra alternativa es su uso para trabajos de carga y transporte, donde su capacidad de arrastre te permite incorporar un pequeño remolque. No olvides equiparte con ropa técnica acorde con la alta montaña, además del casco. También es importante que tengas alguna noción sobre su funcionamiento, no vaya a ser que te quedes con tu máquina averiada en medio de la montaña a varios grados bajo cero.

[foto de la noticia]
Contacta con tiraMillas | Aviso legal |
Un web de MARCA.com
Otros webs del Grupo UNIDAD EDITORIAL