|MARCA TV|Twitter|RSS|
Miércoles, 27 de mayo de 2009

Tiramillas.netMARCA.com

Heliesquí: altos vuelos sobre dos tablas

Miércoles, 27 de mayo de 2009

Si te gusta esquiar tranquilo sin que te molesten, si pasas de colas, si no tienes miedo a volar en helicóptero, si el vértigo a los descensos y subidas lo tienes más que superado y si te gustan los espacios abiertos, ya tienes tu deporte, el heliesquí.

En las Montañas Rocosas hace mucho frío, un frío seco de los que cortan la respiración, lo que hace que en estas montañas exista una nieve increíble. En el lado estadounidense de las Rocosas (Utah, Colorado...) se encuentran las estaciones más famosas (Aspen), llenas de remontes y de gente. En el lado canadiense la cosa cambia, ya que los remontes son menos abundantes y las aglomeraciones de gente también.

Fue aquí donde, hace unos 40 años, nació este deporte en un marco incomparable con laderas y montañas inmensas para esquiar. De este modo, se comenzaron a utilizar los helicópteros para subir a la gente a las colinas más altas y descender tranquilamente en medio de la nieve virgen. Pero el heliesquí no es un juego y para practicarlo se necesitan ciertos conocimientos.
Ante todo hay que saber que los esquís son mucho más anchos y un poco más pesados de lo normal y que físicamente hay que estar bien preparado para enfrentarse a esta experiencia. La técnica es importante, pero la forma física también.

En los días previos al descenso se enseña a la gente que compondrá el grupo cómo utilizar el ARVA. ¿Lo qualo? El ARVA es un aparato que emite señales para localizar a otros aparatos similares para en caso de alud poder localizar a la gente si queda sepultada, siempre hay que recordar que estamos haciendo un descenso fuera de pista, lo que conlleva una serie de peligros adicionales. Para el descenso se divide el grupo en parejas para que cada uno de los componentes de los mismos se vigilen y puedan echar una mano en caso de cualquier contratiempo.

Pero la norma más básica es la prohibición de adelantar al guía. Hemos de recordar siempre que el guía, por eso le llaman así, se conoce a la perfección la montaña, sus trampas, y nos puede ahorrar más de un susto innecesario. Si seguimos estas normas, podremos disfrutar tranquilamente de nuestro descenso y ¡de una pista que poca gente ha disfrutado! Pero si el presupuesto no da para tanto, aquí también podemos practicar heliesquí en el Pirineo catalán. No son las Rocosas, pero también sirven.

[foto de la noticia]
Contacta con tiraMillas | Aviso legal |
Un web de MARCA.com
Otros webs del Grupo UNIDAD EDITORIAL