macguffin

Por Carlos Sacristán

lunes, 3 marzo 2014, 06:17

El lustre del viejo tío Óscar

En la categoría: Actores

Adiós a una nueva edición de los populares premios con la cara del sufrido tío de Margaret Herrick, exbibliotecaria y posterior directora ejecutiva de la Academia de Cine, que allá por 1929 le puso nombre a la estauilla. No creo que su (a)dorado familiar entendiese nada de esta ceremonia que se ha convertido en algo correcto y encorsetado. Ellen DeGeneres, la anfitriona perfecta, estuvo impecable en su papel, pero esta gala se ha convertido en una superproducción demasiado teledirigida. Tío Óscar, quién te ha visto y quién te ve.

La gala se presentaba con buenas expectativas. Tal vez demasiadas gracias a la presencia de Ellen DeGeneres. Además, este año había buenas películas, aunque se echó en falta la presencia de 'Prisioneros' en muchas de las candidaturas. Después de ver todas las películas nominadas, todavía más. La noche comenzó con fuerza con la entrega a Jared Leto de su Oscar. Una relativa sorpresa después de ver el trabajo de Fassbender. Luego una sucesión de premios 'menores' desembocaron en una de las grandes decepciones de la noche: la actuación de U2. Bono parece que oposita a cubrir la vacante de Pavarotti en los Tres Tenores. Los años no pasan en balde y la banda parece aquellas orquestas de RTVE que acompañaban a nuestros cantantes a Eurovisión en los 70'.

La noche siguió como era de esperar, es decir, con 'Gravity' arrasando en todos los premios técnicos. La voracidad de la película de Cuarón no tenía límites y la Academia así lo reconocía. El premio de Lupita Nyong'o por sus años de esclavitud en la granja de Fassbender parecieron despertar del letargo a la audiencia. También la foto 'selfie' de DeGeneres, que batió el récords de retuits de Obama (778.000), en el patio de butacas del Teatro Dolby pareció dotar de mayor agilidad a una gala que necesitaba de un revulsivo para hacer más llevadera la espera hasta que los pesos pesados hicieran acto de presencia en el escenario.

La aparición de Penélope Cruz merece mención especial. Acompañada por Robert De Niro puso la nota patria en la Gala. La actriz entregó la estatuilla al 'Mejor Guión Adaptado' que fue a parar a '12 años de esclavitud'. La verdad es que fue un visto y no visto pero al menos pudimos comprobar que la mujer de Bardem sigue gozando de consideración por allí. El premio fue el aperitivo del uno de los momentos de la noche, el Oscar como 'Mejor Director' para Alfonso Cuarón, primer director latinoamericano en conseguir este honor gracias a 'Gravity', sin duda la gran triunfadora de la noche. Luego, lo esperado. Cate Blanchett se llevó un premio que llevaba su nombre desde hace meses y que el denostado Allen le puso en bandeja de plata. Matthew McConaughey hizo lo propio por su interpretación en 'Dallas Buyers Club'. La mejor película cambió radicalmente la tendencia de la noche y '12 años de esclavitud' se hizo con su merecida estatuilla que recogió el 'productor' Brad Pitt.

Se entregaron todos los premios. Al menos eso es lo que se dijo, aunque los zurrones de 'La gran estafa americana', 'El lobo de Wall Street' (el gafe de DiCaprio continúa) y 'Nebraska' no pagarán sobrepeso en su viaje de vuelta al mundo real. Trabajo bien hecho, qué duda cabe. Lo más destacable es que no hubo nada destacable. Mientras, el tío Óscar sigue durmiendo el sueño de los justos ajeno a aquella gracieta que su sobrina le hizo hace ya demasiado tiempo.

¿Te ha parecido interesante la noticia? No

avatar
Queremos saber tu opinión

¿Nuevo en MARCA.com?. ¡Bienvenido!. Consigue aquí tu cuenta gratis para participar.

Recordarme en este ordenador ¿Olvidaste tu contraseña?

Aviso legal | Contacta con tiramillas | Un web de Marca.com