macguffin

Por Carlos Sacristán

jueves, 4 febrero 2016, 16:48

Iñárritu, genio o fraude

En la categoría:

'El Renacido', la nueva muesca en la culata de Iñárritu, sigue acaparando premios. La película, sin duda de una factura impecable y que, además, proporcionará un justísimo Óscar a DiCaprio, es un ejercicio de estilo artificialmente dimensionado que acaba por convertirla, curiosamente, en una cinta menor. Menor en su planteamiento, menor en su resolución y menor en sus interpretaciones, exceptuando el impecable 'lobo' que ha cambiado Wall Street por los inhóspitos bosques de Dakota (Norte y Sur, por supuesto).

Es cierto que la historia de 'El Renacido', basada en la novela homónima de Michael Punke, puede prestarse a ello. Pero del cineasta mexicano no se esperaba que cayera en la autocomplacencia. Está bien hacer sufrir a DiCaprio, desnudarle y meterle en un caballo y sólo hacerle salir para recoger la estatuilla el próximo 28 de febrero, pero no es suficiente para alguien que acaba de filmar 'Birdman'.

El director mexicano siempre ha destacado por la fuerza de sus historias. Guiones casi redondos que sabía plasmar con impecable pulso. Todo estaba perfectamente medido y siempre al servicio de un fin mayor: la película. También el espectador. Y, lo mejor, la taquilla respondía, la crítica hacía los coros y los premios se acumulaban en su mochila, Óscar mediante.

Cuando un director alcanza la cima sólo le queda una etapa más, la última, la más difícil y esquiva: trascender. Ya no es importante que medio Hollywood (el que interesa) quiera salir en sus películas. Ahora la importante es ser un reconocible e influyente artesano. Ser un excelente contador de historias no es suficiente. Problema a la vista. Iñárritu ha decidido, a tenor de 'El Renacido', que de mayor quiere ser Terrence Malick. Y eso es un problema. El director estadounidense, autor de obras sobresalientes como 'Malas Tierras'o 'Días del Cielo', últimamente se ha especializado en ladrillos pseudo-poéticos de difícil digestión. Justo lo contrario de Iñárritu, que siempre, hasta ahora, había firmado notables películas que, sin llegar a la maestría, le habían convertido en el cineasta más interesante del momento.

Esperemos que 'El Renacido' no sea la línea que escoja en el futuro. El Iñarritu que todos conocíamos hubiera contado el sufrimiento y posterior venganza de DiCaprio en 20 minutos y hubiera dejado el resto del metraje para avanzar en una historia mucho más compleja repleta de momentos inolvidables. Otra vez será.

¿Te ha parecido interesante la noticia? No

avatar
Queremos saber tu opinión

¿Nuevo en MARCA.com?. ¡Bienvenido!. Consigue aquí tu cuenta gratis para participar.

Recordarme en este ordenador ¿Olvidaste tu contraseña?

Aviso legal | Contacta con tiramillas | Un web de Marca.com